El Castillo de Nieve de Kemi, Finlandia

Cuando me dijerón visitar Lumi Linna (el Castillo de Nieve de Kemi), jamás me hubiera imaginado que pudieran existir construcciones de tal estilo. Cierto que ya sabía de los iglús de los esquimales, pero la idea de construir un castillo, simplemente no se me había pasado por la cabeza, así que la propuesta me pareció genial, hasta tal punto que el viaje hacia Kemi, a 100 kilometros de Rovaniemi, se me hizo larguísimo.
Tal era mi curiosidad por ver esta construcción que las dudas se apoderaban de mi y no paraba de preguntar, a quienes ya lo conocian, sobre los detalles de tal extraordinario edificio. Cuando llegamos, la primera impresión fue sorprendente. Había ya oscurecido y el castillo se encontraba completamente iluminado. Si ésta es una construcción curiosa, con luces queda espectacular. Era un auténtico castillo, con sus torres y almenas… se me antojaba como aquellos castillos que de niños construiamos en la arena.
La diferencia la marcaba el ambiente invernal que se envolvía en la oscuridad.
rota por los innumerables focos que la apuntaban desde lugares estratégicos para resaltar su belleza. Atravesar la puerta fue como abrir la primera página de un cuento.
No tenía ni idea de lo que me iba a encontrar, pues la mayoría de mis preguntas tan solo fueron respondidas con un: ya lo verás cuando lleguemos.
El castillo es el resultado de la imaginación, el diseño y el trabajo de algunas decenas de artistas. Gente que trabaja durante jornadas larguísimas para terminar cuanto antes el castillo.
Esto es debido al corto periodo de tiempo que este tipo de construcciones pueden estar operativas. A diferencia de lo que muchos piensan, aquí el invierno de verdad sólo dura cuatro meses y esto obliga a que una vez la temperatura llega al punto adecuado hay que empezar rápido para terminar cuanto antes y así poder abrir las puertas en el menor tiempo posible.
Los servicios que podemos encontrar en el Castillo de Nieve de Kemi son múltiples y variados. Desde una visita hasta pasar una noche en su hotel o cenar en su restaurante, las actividades son diversas. La temperatura dentro del castillo, siempre bajo cero (-3ºC aprox.) se mantiene apenas inalterable sin que la temperatura exterior influya en ello. Es decir que aunque la temperatura exterior pueda descender a -20ºC o más, su interior siempre se mantiene igual.
Para los niños que pasan por aquí lo mas importante son los toboganes. ¿ Acaso hay algo mejor que deslizarse por un tobogan a toda velocidad ?… Bueno, tal vez algunos niños prefieran tirarse bolas de nieve, hacer esculturas, reir con los payasos, sorprenderse con los magos o jugar con las mascotas del castillo… O tal vez cada actividad tiene su momento o todo a la vez mejor. Por suerte para muchos padres el castillo tiene un horario y esta es la mejor excusa para desenganchar a los niños de tan divertidas actividades.
El Castillo de Nieve de Kemi

Una respuesta a “El Castillo de Nieve de Kemi, Finlandia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *